¡Vida nueva después del verano!

El verano es una época peliaguda para nuestras plantas, especialmente las de interior. Las altas temperaturas y el sol implacable hacen que sufran más de la cuenta. Sobre todo si las hemos dejado un poco abandonadas porque teníamos mejores cosas que hacer (¡como disfrutar de la playa!). Así que con la llegada del cambio de tiempo, es momento de revisar la salud de toda la familia vegetal.

Evaluar y decidir

Así van a ser los pasos que vas a dar, no al revés. Ocurre que, a veces por desconocimiento, a veces por pereza, nos deshacemos de plantas que bien podrían tener una segunda vida con un buen tratamiento. Pero no es más sencillo lanzarlas a la basura e ir a por una nueva. ¡Piensa antes de cometer un posible crimen! Si no eres experto jardinero, lo mejor es que te pases por Es Bosc con una foto del espécimen en cuestión y veremos qué podemos hacer con él. Un buen riego pautado, un cambio de tiesto o el abono adecuado pueden hacer maravillas. Pero siempre déjate guiar por un profesional de Es Bosc para conseguir los mejores resultados.

Habrá algunas plantas que no sobrevivan. Estas, evidentemente, es mejor quitarlas. De las que aún tengan solución y puedan volver a llenar de verde tu casa, fíjate bien en cuál es el mejor tratamiento, que pasará seguramente por alguna de estas acciones:

  1. Eliminar las partes secas de la planta. Aunque pueda parecer una acción sin mucha relevancia, una buena poda de hojas secas es fundamental para empezar a recuperar una planta. Imagina que en lugar de una planta, es tu cabeza. ¿Te das cuenta de que el pelo crece mucho más fuerte y sano cuando le das un buen corte? Eso sucede porque los nutrientes se reparten por el cabello que está mejor, y no malgastas energías intentando recuperar cabello que ya está al final de su vida. Pues con las plantas, ocurre igual.
  1. Rehidratar. Si has pasado tiempo fuera de casa y se te ha pasado regar tus plantas con frecuencia, deberás retomar el hábito de hacerles un pelín de caso. ¡Pero cuidado! Mira bien cómo ha de ser el riego de cada una de tus plantas. Echar agua a destajo en una planta seca que no absorbe al mismo ritmo que otra, puede causar más daño del que ha sufrido por falta de riego. Pregunta en Es Bosc por el tipo de riego adecuado para cada una de tus plantas. Un buen sistema universal suele ser sumergir el tiesto en un cubo de agua durante unos segundos y dejar que el sustrato se empape bien. Pero ante la duda, ¡acude a tu jardinero de confianza de Es Bosc!
  1. El cambio de estación también es idóneo para hacer trasplantes. A veces, damos por perdida una planta. Cuando lo único que necesita es un tiesto más grande y un buen sustrato con abono para florecer de nuevo. Recuerda que, cuanto más nutridas estén las raíces, mejor podrá desarrollarse la parte visible: hojas, tallos y flores.
  1. Si aún así alguna de tus plantas no reacciona, es posible que sufra alguna plaga. Una vez más ¡consulta a tu jardinero de Es Bosc! Puede que simplemente le falte humedad en las hojas, que solucionarás con agua rociada con un spray. Sin embargo, antes de aventurarte a hidratar en exceso y avivar esa posible plaga, consulta, pregunta, ¡y quédate tranquilo! Ponerte en manos expertas te ayudará a mantener tus plantas de interior a pleno rendimiento durante el invierno. 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies