Compost: la moda ecológica que te ayudará a mantener en buenas condiciones tus jardín y huerto

Si te gusta la jardinería, seguro que alguna vez te has planteado fabricar compost casero. Y más ahora que, tras los meses de poda, tienes buen material para empezar. ¿Te animas a probar con una alternativa respetuosa con el medio ambiente y eficaz para tus cultivos y plantas?

Primero: ¿qué es exactamente el compost?

Para aquellos no iniciados, el compost tiene dos variables principales: la materia orgánica -que puede ser derivada  de restos de poda o limpieza del terreno-, y los microorganismos responsables de la oxidación de estos restos orgánicos, que se convierten en compost o compostaje. El resultado es un abono orgánico que sustituye a los fertilizantes químicos y sirve también para abono de fondo en terrenos en los que se cultiva o se practica la jardinería. 

Qué necesitas para fabricar tu propia compostadora

Lo primero que necesitas es un recipiente grande y amplio. Puedes optar por la opción casera y fabricarlo tú mismo con materiales que no uses. O puedes venir a Es Bosc y te orientaremos sobre las distintas opciones en función de tus necesidades. Un error común a la hora de fabricar compost es el de echar capas y capas de materia orgánica sin ningún criterio. Y cuidado, porque corres el riesgo de terminar con un cubo de basura maloliente sin utilidad alguna. Por eso es importante seguir estos pasos:

  1. El compostador no debe tocar suelo. Deja un hueco en la base y haz algunos agujeros pequeños para que pueda ventilar y realizar correctamente su función.
  2. La primera capa ha de ser de tierra, y debe cubrirse con una segunda capa de material seco: serrín, restos de poda que no estén húmedos o paja servirán.
  3. En la tercera capa ya puedes echar los restos orgánicos húmedos, como restos de verduras y fruta, restos de poda de plantas, desbroces de plantas jóvenes, estiércol, etc. 
  4. Ir intercalando capas secas con capas húmedas te ayudará a que la mezcla no se pudra y los microorganismos puedan realizar mejor su trabajo. Lo único que has de tener en cuenta es que debes humedecer de vez en cuando tu mezcla de compostaje y procurar una buena aireación. 

El proceso de compostaje

Hazte a la idea de que no vas a tener compost a las dos semanas. Es un proceso orgánico. Y, como tal, requiere su tiempo, cuidado y mimo. Seguramente deberás dejar pasar unos seis meses antes de tener tu primera tanda de compost listo para abonar tu tierra de forma orgánica. 

Para saber si el compost está listo para usar, deberás extraer la mezcla que está más abajo del recipiente. Si huele a tierra salvaje, como cuando estás en medio de un bosque, el compost está preparado para su uso.

Si necesitas más información o tienes alguna pregunta sobre todo el proceso, acércate a Es Bosc y te asesoraremos en lo que necesites. Entre todos podemos poner nuestro granito de arena -compost en este caso- para cuidar nuestro planeta.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies