¿Césped verde en verano? ¡Sí, es posible!

El calor aprieta de lo lindo. Lo vemos en las plantas de interior, que demandan más humedad. Y también en las de terrazas y jardines, que al final del día claman por unas gotas de agua. Sin embargo, la planta que más suele sufrir en verano el calor y la exposición al sol es el césped de jardín. Y por mucho que lo hayas cuidado durante los meses de frío, durante julio y agosto hay que estar muy atentos a él para mantenerlo todo el año.

Vamos a ver unas pocas consideraciones a tener en cuenta para mantener el suelo del jardín verde y cuidado. Aunque sea verano.

Las horas de riego

Uno de los errores más comunes a la hora de cuidar el césped del jardín es la hora en que lo regamos. Quizás solo tienes los cinco minutos del mediodía antes de la siesta. ¡Craso error! En las horas de más calor, el agua se evapora mucho más rápidamente, por lo que los litros que eches serán de mucho menos provecho. Las mejores horas de riego son siempre por la noche o a primera hora de la mañana, antes de que empiece a calentar el sol. 

Si la extensión de césped es muy grande, lo mejor que puedes hacer es instalar un sistema de riego automático. Separa bien los puntos de agua para que cubran zonas amplias. Y mantén los aspersores encendidos durante un buen rato. Así te aseguras que el agua penetre bien en la tierra y llegue hasta las raíces más profundas.

Las pisadas

Durante el verano solemos aprovechar más las zonas de jardín. Y es común pisar el césped, jugar o incluso tumbarse en él. Estos simples gestos pueden resultar un problema si no se realiza un correcto mantenimiento del suelo, que termina por compactarse más de la cuenta. Esto supone que el agua no penetra lo suficiente. Así que, de vez en cuando, airea la tierra con un rodillo aireador.

Cortar el césped en verano

Y esto sirve para el verano, el otoño, el invierno y la primavera. Para un correcto mantenimiento, el corte del césped debe cumplir siempre la regla de ⅓. Es decir, no cortar más de un tercio de la altura. Si tras pasar la segadora ves que las puntas de las hojas se secan y resquebrajan, afila bien las cuchillas.

Zonas amarillas o muertas

Si observas ronchas amarillas y secas, es muy probable que el césped de la zona sufra algún tipo de enfermedad o hongo. Una buena forma de saber cuál es el problema, además de pedir consejo a tus expertos de Es Bosc, es observar las raíces de una zona afectada a primera hora de la mañana, para comprobar si están putrefactas. 

En cualquier caso, y para asegurarte de aplicar el tratamiento adecuado, pide consejo a nuestros jardineros de Es Bosc. Ellos podrán orientarte bien para recuperar esas zonas debilitadas o enfermas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies